discernimiento
titulo.jpg (11418 bytes)

ps.jpg (8340 bytes)
  ISSN 0124 - 0897

No. 6 - Mayo   del  2000

DOS ALTERNATIVAS AL ANÁLISIS ESTADÍSTICO EN PSICOLOGÍA EXPERIMENTAL

 

 Andrés M. Pérez-Acosta

Docente Universidad Católica de Colombia

Doctorando Universidad de Sevilla (España)

E-mail: andresmanuelp@usa.net

 

Resumen

 Las obras de Piotr. I. Galperin (1902-1988), miembro de la escuela histórico-cultural liderada por Vygotski, y de Murray Sidman, analista del comportamiento de enfoque conductista, a pesar de sus claras diferencias epistemológicas, conservan un aspecto común: haber realizado aportes de naturaleza metodológica a la psicología , específicamente nuevas formas de abordar el estudio experimental del comportamiento y/o la mente, alternativas al tradicional abordaje estadístico, difundido en todas las ciencias. El presente artículo pretende hacer una primera conexión de estos aportes metodológicos, partiendo de la investigación psicológica como tarea empírica, con énfasis en la experimentación como su método más poderoso, y concluyendo con un paralelo entre estas dos propuestas experimentales autóctonas.

  Palabras clave: psicología experimental, análisis estadístico, diseños experimentales de caso único, formación planeada por etapas de las acciones mentales.

  

Abstract

 The works of Piotr I. Galperin (1902-1988), Russian psychologist of the Vygotskian school, and of Murray Sidman, American psychologist of the behaviorist school, have a common issue in spite of their epistemological differences: They made methodological contributions to the experimental research of mind/behavior, alternative to the traditional statistical analysis prevailing in most of scientific disciplines. This paper pretends to set the first connection between their methodological proposals, starting with psychological research as an empirical work, emphasizing experimentation as the most powerful method, and concluding with a parallel between these "native" psychological methods.

 Key words: experimental psychology, statistical analysis, single-case experimental designs, stage-by-stage formation of mental actions.

  

La investigación psicológica

El principal aspecto que diferencia a la psicología, como ciencia, de la filosofía o, si se quiere, de la psicología filosófica, es la investigación empírica. No por protocolo se enseña a los futuros psicólogos que el nacimiento oficial de la psicología científica se halla en la fundación del primer laboratorio de psicología por Wilhelm Wundt en Leipzig (Alemania) en 1879. Realmente este hecho marcó un hito que separó la milenaria especulación filosófica sobre el comportamiento humano del complejo estudio científico del mismo.

 No obstante, el rompimiento con la psicología filosófica no es total: ésta y la psicología científica ofrecen discursos racionales, basados en una lógica explícita o implícita, que han explicado la acción humana en forma de teorías. En general, la racionalidad está presente en cualquier ciencia, independientemente de su objeto de estudio y clasificación. Se puede decir que tanto el científico (psicólogo en este caso) como el filósofo hacen una especulación "controlada", es decir, lo más coherente posible.

 Sin embargo, la ciencia (la psicología) da un paso más allá de la explicación: contrasta la teoría con los fenómenos percibidos directa o indirectamente en la naturaleza (investigación empírica). Como resultado, aparecen dos posibilidades: respaldo o rechazo a la teoría. Esta dinámica ha proporcionado a todas las disciplinas científicas un progreso real en la explicación del mundo hasta tal punto que una buena parte de la filosofía ha replanteado su objetivo, abandonando una virtual competencia con la ciencia para "volcarse" reflexivamente sobre ésta. Así, surge la filosofía de la ciencia (Bunge, 1983) y, por ende, la filosofía de la psicología (Bunge y Ardila, 1987).

 La investigación empírica, a su vez, es variada. Existen múltiples maneras de poner a prueba una teoría científica, las cuales pueden reunirse en dos grandes grupos: la investigación observacional y la investigación experimental (Pérez González, 1994). Más que alternativas excluyentes, ambas modalidades son realmente aspectos que se complementan en cualquier estudio científico serio. Normalmente la observación, preferiblemente la sistemática, es una fase previa a la experimentación, que proporciona la identificación de potenciales variables para un experimento (Underwood y Shaughnessy, 1978).

 La experimentación es la forma más poderosa de investigación científica (McGuigan, 1996). Mientras que el observador se acerca a su objeto tratando de no intervenir en la situación, el experimentador provoca deliberadamente un cambio en la situación de su interés (Bunge, 1983), con el fin de poder establecer nexos causales que, a la larga, apoyarán o descartarán su teoría. La psicología no es ajena al método experimental. Por el contrario, ha hecho uso intensivo de la experimentación (McGuigan, 1996) y ha generado nuevas modalidades como las que se presentarán en este artículo.

 

 La estadística: herramienta tradicional de la investigación psicológica

 Dentro del panorama general de todas las ciencias, los datos brutos que arrojan las observaciones y los experimentos, son examinados con las herramientas estadísticas tanto descriptivas como inferenciales. El uso de la estadística es tan difundido que a menudo se la confunde con la metodología general de la ciencia (Bunge, 1983). Pero realmente es una forma cuantitativa de tratar los productos de la investigación.

 También la psicología experimental se caracteriza por la "omnipresencia" del análisis estadístico (McGuigan, 1996). Para el estudio de los procesos psicológicos básicos como la percepción, la motivación y el aprendizaje, los investigadores comúnmente recogen datos del número más grande posible de sujetos divididos en varios grupos que reciben tratamientos diferentes y comparan los datos con alguna prueba, la cual puede fluctuar desde una sencilla t de Student hasta un complejo análisis multivariado.

A pesar de la notable influencia de la estadística, no es ésta una condición sine qua non de la investigación científica. El análisis estadístico, si bien ha tenido un acelerado progreso que seguirá justificando su uso, continuará estando supeditado a los dos aspectos fundamentales de la ciencia: la explicación racional y la contrastación empírica.

Frente a la "dictadura" de la estadística en la investigación científica han surgido, especialmente desde las ciencias sociales, alternativas de análisis netamente cualitativo como los estudios intensivos de caso y la investigación-acción (ver Cook y Reicardt, 1986). Sin embargo, dichas metodologías, por no ser experimentales, conducen generalmente a resultados débiles. Tal debilidad no radica en su naturaleza cualitativa sino en la falta de control de variables. Las diferencias cualitativas no experimentales sólo podrán llegar hasta donde alcancen la especulación controlada y la observación sistemática.

 

 

Alternativas experimentales psicológicas

Curiosamente, al interior de la psicología surgieron dos alternativas experimentales al análisis estadístico desde frentes epistemológicamente opuestos: los diseños experimentales de caso único (en el análisis experimental del comportamiento) y la formación planeada por etapas de las acciones mentales (en la psicología histórico-cultural).

Los diseños experimentales de caso único, alternativa experimental cuantitativa al análisis estadístico, tuvieron como pionero al psicólogo conductista norteamericano Murray Sidman, quien en 1960 publicó la clásica obra "Tácticas de investigación científica" (Sidman, 1973). Aunque ya Skinner (1938) había planteado el rechazo a la investigación entre grupos comparados estadísticamente para entender el comportamiento de los organismos, fue Sidman quien, con su tratado metodológico, sentó las bases para un análisis individual de la conducta de los sujetos experimentales.

Por otra parte, la formación planeada por etapas de las acciones mentales, aunque no se planteó originalmente como tal, es una alternativa experimental cualitativa al análisis estadísitico, creada por el médico y psicólogo ruso Piotr I. Galperin (ver Galperin 1978/1992), representante con un énfasis metodológico de la escuela histórico-cultural de la psicología, fundada por Vygotski. Propiamente, Galperin fue discípulo de A. N. Leontiev, quien lo introdujo en la influyente teoría de la actividad mental humana. Galperin buscó a lo largo de su carrera una metodología objetiva para el estudio de dicha actividad (Haenen, 1992).

En los próximos dos apartados se examinarán las características básicas de ambos enfoques metodológicos.

 

La metodología del análisis experimental del comportamiento

 Mientras que la psicología experimental tradicional se apoya en la comparación estadística de grandes grupos de sujetos para estudiar la variabilidad del comportamiento, la metodología del análisis experimental del comportamiento se acerca a la conducta del individuo a través de la relación funcional entre clases de respuestas y eventos ambientales específicos (Forero Rodríguez y López López, 1997).

En este sentido, el control de la variable independiente (la medida del evento ambiental, por lo general) sobre la variable dependiente (normalmente la medida de la conducta) no se infiere por la diferencia de resultados entre grupos o entre sujetos sino por la diferencia de la conducta individual antes del tratamiento experimental (fase A o línea de base) y durante el tratamiento (fase B o experimental). Para asegurar la validez del método, los diseños de caso único recurren a la reversión del tratamiento (fase A') o al registro de múltiples líneas de base entre sujetos, conductas o situaciones (Barlow y Hersen, 1988).

La diferencia de resultados entre las diferentes fases se realiza mediante una inspección visual detallada de los resultados a través de gráficos (análisis gráfico). Si la diferencia no es evidente, entonces se recurre a métodos numéricos. No obstante, los análisis gráficos se han desarrollado mucho en los últimos años, superando el esquema lineal y recurriendo a figuras bidimensionales (como los diagramas de dispersión) y tridimensionales, que hagan más evidentes los resultados del experimento. En cuanto a los análisis numéricos, los analistas del comportamiento han recurrido a ciertas estadísticas descriptivas como las series de tiempo (Forero Rodríguez y López López, 1997).

 Tanto en el análisis gráfico como en el numérico, las diferencias apreciadas entre fases son de cantidad (p. e. diferentes frecuencias o duraciones de conducta). Sin embargo esas diferencias no suelen medirse con pruebas estadísticas inferenciales (como la t o el análisis de varianza); por ello, los diseños experimentales de caso único constituyen una alternativa cuantitativa al tradicional análisis estadístico.

 

La formación planeada por etapas de las acciones mentales

 Pasando a un contexto epistemológica y geográficamente muy diferente, Galperin planteó originalmente la formación planeada por etapas de las acciones mentales como un método experimental pedagógico formativo (Montealegre, 1992) que examina la relación entre la actividad psíquica interna y externa, y analiza los grados o escalones por los cuales pasa el proceso de asimilación o interiorización de una acción. Las etapas mencionadas son (Podolski, 1996): 

1. Se plantean las actitudes iniciales del sujeto hacia las metas del proceso y hacia una situación concreta de enseñanza-aprendizaje. 

2. Se genera la orientación del sujeto mediante un sistema de dibujos, diagramas y signos externos guiados, con el fin de que desempeñe la acción.

 3. El aprendiz comienza a resolver diferentes tareas predefinidas. orientado por las representaciones materializadas. 

4. Plan de conversación externa socializada: el aprendiz comparte verbalmente una reflexión sobre su acción, con el fin de tomar conciencia de sus acciones en la solución de problemas.

 5. Se forma la reflexión verbal interna sobre la acción, con el fin de interiorizarla. 

6. Se interioriza la acción, pasando al plano mental y se "automatiza" de tal manera que se convierte en parte de la vida psicológica del sujeto.

 Aunque parece sólamente una técnica de enseñanza-aprendizaje, realmente la formación planeada por etapas es un método de investigación psicológica, por medio del cual se han estudiado fenómenos como la atención, el pensamiento puro y el desarrollo cognitivo (Galperin 1978/1992). Muchos investigadores y profesionales han simplificado este método como una técnica pedagógica y por ello no han tenido buenos resultados (Podolski, 1996).

 La formación planeada por etapas es una metodología basada en las siguientes suposiciones teóricas también planteadas por Galperin (Haenen, 1992):

 

1. La actividad mental es una forma concreta de actividad humana orientada al objeto.

 2. La estructura y el contenido de la actividad mental deben ser estudiados en el proceso de internalización.

 3. El producto final del proceso de internalización es la actividad mental orientadora, real objeto de estudio de la psicología.

 Galperin nunca usó análisis cuantitativos (ni los cuestionó explícitamente) para examinar los resultados de las etapas. Su interés básico era el proceso más que el resultado. Como cada etapa supone un proceso diferente, entonces las diferencias observadas son cualitativas y no cuantitativas. Pero el método sigue siendo experimental pues es empírico y cuidadosamente planeado (controlado) con el fin de guiar al sujeto a la interiorización de sus acciones externas. Por ello, se constituye, sin proponérselo, en una alternativa experimental cualitativa al análisis estadístico.

 

 

Conclusiones

 La psicología, como disciplina científica, ha presenciado el surgimiento de dos alternativas metodológicas que no hacen uso del hegemónico análisis estadístico: los diseños de caso único y la formación planeada por etapas de las acciones mentales. Ambas son experimentales y, por tanto, más poderosas que las propuestas no experimentales de las ciencias sociales como la investigación-acción y el estudio intensivo de caso.

Entre sí, difieren por su base epistemológica (conductista vs. histórico-cultural) y por la clase de análisis realizado (cuantitativo vs. cualitativo). Los proponentes de los diseños experimentales de caso único han atacado directamente a la estadística inferencial, mientras que Galperin no la usa ni la menciona.

 Con este panorama dividido, se extraen las dos invariantes reales de la investigación científica y psicológica: la teoría, racionalmente planteada, y la contrastación empírica, preferiblemente experimental. Aunque McGuigan (1996) pretende incluir a la estadística como una tercera invariante, realmente el análisis inferencial, a pesar de ser el más frecuentado, es apenas una de las formas cuantitativas de analizar los datos que obtienen los investigadores, entre ellos los psicólogos.

  

 

Referencias

 Barlow, D. H. y Hersen, M. (1988). Diseños experimentales de caso único. Barcelona: Martínez-Roca.

 Bunge, M. (1983). La investigación científica. Barcelona: Ariel. 

Bunge, M. y Ardila, R. (1987). Philosophy of psychology. New York: Springer-Verlag.

 Cook, T. D. y Reicardt, C. S. (1986). Métodos cualitativos y cuantitativos en investigación y evaluación. Madrid: Morata.

 Forero Rodríguez, D. E. y López López, W. (1997). Medición y análisis de datos conductuales. Suma Psicológica, 4 (1), 1-15.

 Galperin, P. I. (1978/1992). Stage-by-stage formation as a method of psychological investigation. Journal of Russian and East European Psychology, 30 (4), 60-80.

 Haenen, J. (1992). Introduction: Piotr Gal'perin and the content of Soviet psychology. Journal of Russian and East European Psychology, 30 (4), 3-21.

McGuigan, F. J. (1996). Psicología experimental. Métodos de investigación. México: Prentice-Hall.

 Montealegre, R. (1992). Desarrollo de la acción intelectual y formación de la actividad en estudiantes universitarios. Revista Latinoamericana de Psicología, 24 (3), 343-355.

 Pérez González, A. (1994). Psicología del aprendizaje. Manual de laboratorio. Bogotá: Fondo Nacional Universitario.

 Podolski, A. I. (1996). Gal'perin in classroom: Optimism in 60s, pessimism in 80s, What's further? Ponencia presentada en la Segunda Conferencia Internacional sobre Investigación Socio-Cultural, Ginebra (Suiza), 11 al 15 de septiembre.

 Sidman, M. (1973). Tácticas de investigación científica. Barcelona: Fontanella.

 Skinner, B. F. (1938). The behavior of organisms. An experimental analysis. New York: Appleton-Century-Crofts.

 Underwood, B. J. y Shaughnessy, J. J. (1978). Experimentación en psicología. Barcelona: Omega.